Tiempo de balances. Por Pablo Sciolla

El miércoles 30 de noviembre tratamos en la Asamblea de Representantes de Socios la Memoria y Balance del período 2015-2016. La situación de los ingresos de nuestro Club muestra progresos significativos. A continuación, un análisis de Pablo Sciolla sobre los datos que arroja el ejercicio.

El gráfico 1 muestra la composición de los ingresos desde el balance de 2013 hasta el actual. Se observa un crecimiento nominal de los ingresos del Club, que en 2013 eran de 332 millones de pesos y, en la actualidad, son de 1478 millones de pesos. Si bien es cierto que durante este período hubo inflación, el crecimiento la sobrepasó.

Gráfico 1

Gráfico 1

Es interesante comparar la composición de los ingresos en 2013 y cómo se conforman ahora. En el gráfico 2, vemos que en 2013 las cuotas sociales tenían un peso mayor (aproximadamente 30%), mientras que en 2016 su influencia es un 20% del total. El gran crecimiento se da en la proporción de ingresos correspondientes al fútbol profesional, que pasó de 57% del total al 72%. Observamos año a año el crecimiento de los ingresos por fútbol, lo que indica que hoy River está generando una mayor proporción de sus ingresos de su actividad principal, la venta del espectáculo deportivo, acompañado de los buenos resultados. Es un círculo virtuoso en el que los buenos resultados generan mayores ingresos. En la medida en que estos mayores ingresos se reinviertan adecuadamente, existirá mayor probabilidad de obtener nuevos buenos resultados.

Gráfico 2

Gráfico 2

Un punto que hay que observar en River es el peso de los gastos financieros que en 2013 era un problema serio. En dicho año, se utilizaba el 12% de los ingresos totales para cubrir gastos financieros, mientras que hoy esa proporción ha disminuido al 8%.

El gráfico 3 muestra la evolución del resultado de los ejercicios del 2013 a 2016. El último balance ha mostrado un resultado final positivo de 205 millones de pesos (recordemos que el resultado del año 2013 había sido negativo por 120 millones de pesos). Por otro lado, el resultado operativo del año 2016 ha sido positivo por 405 millones, lo que demuestra un club con una operación sana, en un año que ha tenido tres componentes interesantes a considerar: devaluación de la moneda, crisis en el fútbol nacional con una actividad de partidos baja respecto a otros años, y derivados de la excelente campaña internacional del año 2015, con Copa Libertadores y Mundial de Clubes incluidas.

Gráfico 3

Gráfico 3

Finalmente, un punto a observar siempre en River desde hace varios años es la evolución del pasivo. El gráfico 4 muestra la evolución del pasivo en términos nominales.

Gráfico 4

Gráfico 4

Más allá de la observación del pasivo cuantitativamente, lo importante, tanto en River como en cualquier otra organización, es entender qué capacidad existe para cubrir dicho pasivo. El gráfico 5 muestra la relación del pasivo con los ingresos. El gráfico indica cuantos meses de ingresos son necesarios para cubrir el pasivo total de River. Recordemos que en el pasivo se encuentran tanto obligaciones que generan una erogación monetaria así como obligaciones de brindar servicios pero que no implican una erogación.

Gráfico 5

Gráfico 5

Se observa entonces en el gráfico 5 que en el año 2013 se necesitaban 18 meses de ingresos para cubrir el pasivo mientras que en el balance cerrado en el año 2016 se necesitan 8 meses.

Otro punto a observar es la proporción pasivo que vence en el corto plazo (o corriente) en comparación con el pasivo que vence en el largo plazo (o no corriente). El gráfico 6 muestra la evolución de la composición.

Gráfico 6

Gráfico 6

Desde 2013 hasta 2016, se nota una mejora en la relación del pasivo de corto plazo respecto al pasivo de largo plazo. No obstante, el pasivo de corto plazo sigue teniendo un 70% de peso sobre el total, lo que indica que la situación de pasivo debe todavía ser observada para alcanzar números que otorguen mayor tranquilidad.

Un dato a observar es la relación entre activo corriente y pasivo corriente, lo cual indica qué disponibilidades existen para cubrir la deuda de corto plazo. El gráfico 7 muestra la evolución de este índice:

Gráfico 7

Gráfico 7

Este gráfico se entiende si decimos que, en 2013, por cada peso de disponibilidad que teníamos, la deuda era de 5 (0,2 surge de la división entre 1 y 5). Ese ratio ha mejorado a 0,5, lo cual indica que por cada peso de disponibilidad tenemos 2 pesos de deuda. Si bien la evolución es clara considerando desde donde venimos, en este punto River deberá seguir trabajando para que la deuda de corto plazo deje de ser un problema.

Como conclusión, podemos afirmar que la economía de River viene evolucionando muy positivamente en los últimos años. Es necesario destacar el trabajo que viene haciendo la Comisión Directiva en este aspecto y, en particular, la Tesorería liderada por Andrés Ballotta. No obstante, la situación de 2013 era tan mala que aún no podemos afirmar que la economía de River esté completamente saneada. Por lo tanto, y tal como mencioné en mi discurso en la Asamblea, no hay que relajarse y se debe seguir manteniendo foco en el control de los gastos (en particular en su rubro de mayor peso, referente al fútbol profesional) sumado a políticas para una mejora en la composición del pasivo.

Finalmente, hay un punto del que en general se habla poco, pero que hace a la Memoria y merece cierta atención: la recuperación que se viene observando en las actividades federadas de River Plate. Sabemos que hay mucho trabajo a pulmón en todas las actividades, que forman parte del Departamento Físico liderado por Horacio Caffaro y con una gran cantidad de colaboradores en todas las disciplinas. Como mencioné en la Asamblea, en la medida que River Plate fortalezca su perfil polideportivo, cultural, educativo y solidario, va a estar más lejos de los clubes que sólo ofrecen fútbol. Y a mi entender son estos clubes, los que ofrecen solo fútbol, los que tienen mayor riesgo de transformarse en algún momento en sociedades anónimas deportivas. Mientras River Plate siga creciendo en cantidad y calidad de actividades deportivas, respetando los lugares del Socio y dotándolo de mejor infraestructura y comodidad, desarrollando su Instituto y su Universidad, realizando acciones solidarias para toda la comunidad así como eventos culturales, más lejos estaremos de los clubes con un modelo que no queremos y en el que decidimos por Asamblea que nunca vamos a estar, que es el de las Sociedades Anónimas Deportivas. Ese crecimiento, esa expansión más allá del fútbol, es lo que nos va a seguir haciendo distintos, y cada vez más grande.

__________

Pablo Sciolla
Ingeniero en Sistemas de Información. Especialista en Analytics & Big Data. Profesor universitario.
Socio pleno de River Plate hace 24 años. Representante Titular de Socios de la Honorable Asamblea del Club Atlético River Plate.

1 Comentario sobre "Tiempo de balances. Por Pablo Sciolla"

  1. gustavo rebella | 5 enero, 2017 de 11:11 AM | Responder

    buen dia, necesitaría conocer como se compone exactamente el pasivo, es de cir a quioen se le debe ese importe, discriminando si son servicios y/o dinero.
    gracias

Dejar un comentario

Tu dirección de e-mail no será publciada


*